cerrar



Maravedit.net

Reino de Tolosa

Sin imagen...

El reino visigodo de Tolosa como estado federado de Roma (418-476)En teoría, el pueblo visigodo asentado en la Aquitania secunda ahora era sedentario, por lo que su política e intervenciones militares quedaban lejos de Hispania. Sin embargo, las intervenciones de Teodorico I (418-453) en Hispania van a ser numerosas, ya sea como pueblo federado de Roma o por iniciativa propia.

Una vez aniquilados los vándalos silingos y los alanos, el gobierno imperial optó por el apoyo a los suevos en Hispania. Para ello en el año 420 Roma envía un ejército imperial al mando del comes hispaniarum Asterio, que obliga a los vándalos a levantar el asedio al que tenían sometidos a los suevos en los montes Nerbasios. Dos años después Roma enviará un nuevo ejército al mando del Magister militum Castino. Este ejército era mucho más poderoso que su predecesor ya que contaba con la ayuda de auxiliares visigodos que acudieron como federados de Roma. Según cuenta tanto Hidacio como Olimpiodoro, Teodorico I e incluso el comes africae Bonifacio, abandonaron las filas del ejército antes de la batalla debilitando al ejército imperial. La derrota de los imperiales ante los vándalos fue clara, lo que favoreció su expansión por el sur peninsular, hasta que Genserico decidió el paso al norte de África en el 429. De esta forma, en el año 430 sólo quedaba en Hispania el pueblo suevo, que bajo el mando de su rey Hermerico (409-441), amplía sus campañas de rapiña hasta el sur peninsular, siguiendo la vía de la Plata, entrando en litigio con el comes Censorio enviado por Aecio para sofocar el vandalismo suevo.

El rey Teodorico I, no sólo intervino a las órdenes de Roma, cuando el Imperio lo requirió, sino que también actuó motu proprio, tejiendo un entramado de relaciones entre los demás pueblos germanos. Su política matrimonial se vio favorecida por su prolífica paternidad. La muerte de Honorio en el 423 marcó un antes y un después en su política hacia Roma, ya que la muerte del emperador le liberó de su pacto con Roma. De esta forma, el abandono de las tropas de Castino coincide con el año de la muerte de Honorio. En el año 449 casa a una de sus hijas con Requiario, hijo y sucesor de Requila. Otra hija se desposará con Hunerico, hijo del gran rey vándalo Genserico. Por otro lado su hijo y futuro rey Eurico se casaría con la princesa burgundia Ragnahilde (456), si bien posiblemente el matrimonio fue concertado por su hermano mayor Teodorico II para acercarse al poderoso pueblo burgundio que será asentado por Roma como federado en el 458.

En su política con Roma apoya a Valentiniano III, hijo de Gala Placidia en contra de Aecio. En el 425 ratifica de nuevo su foedus con Roma, que romperá en numerosas ocasiones. En el trasfondo de todo estaba el deseo de conquistar Narbona y conseguir una salida al mar Mediterráneo que fortaleciera su postura en el occidente europeo. Sin embargo fracasó varias veces en el objetivo de tomar Arlés y Narbona (426, 429, 436), desbaratadas por Aecio. A estos intentos se le suma el del optimate godo Anaolso que en el 430 intentó, al parecer de forma independiente de Teodorico, tomar Arelate.

En el 451, esta vez sí, en cumplimiento de su tratado con Roma, acude al enfrentamiento contra los hunos en la batalla de los Campos Cataláunicos, donde dejará su vida, si bien su intervención será fundamental para la victoria de la alianza entre Roma y los pueblos germanos asentados en el occidente contra los hunos y los pueblos sojuzgados por estos.

En la península ibérica, al problema suevo se le sumaba el problema en la Tarraconense de la bagaudia hispana. Roma intentó sofocar el problema mandando a sus generales Asturio y Merobaudes, que pudieron derrotarlos en Araciel (Navarra). Acto seguido, el líder bagauda Basilio atacó Tarazona, se le unió el rey suevo Rekhila y juntos devastaron Zaragoza y tomaron Lérida. Roma daba la mayor importancia al dominio sobre la Tarraconense, por lo que los suevos tuvieron libertad de acción en la parte occidental de la Península llegando a conquistar Mérida y Sevilla. Ante esta situación, Roma se ve obligada de mandar de nuevo a sus federados visigodos para resolver el problema generalizado en Hispania. Teodorico II mandó a su hermano Frederico a la península ibérica y con apoyo del ejército romano acabó con el movimiento bagauda en el año 454.

El Reino visigodo de Tolosa (476-507)

En 476 Rómulo Augústulo es depuesto por Odoacro y Eurico (466-484) se cree heredero del Imperio romano. A partir de esta fecha se puede considerar que oficialmente comienza el reino visigodo de Tolosa.

Eurico realiza una serie de campañas militares para expandir el dominio visigodo por España y las Galias. En la Galia expande su reino hasta el río Loira tras su victoria en la batalla de Deols, y ocupa la Narbonense II, la Viennense y los Alpes Marítimos. Entre 470 y 475 se apoderó del último bastión galorromano de Auvernia, la diócesis de Clermont del obispo Sidonio Apolinar, y dominó toda la provincia romana de Aquitania Primera (Auvernia y Berry). El reino de Tolosa se convierte en el más importante y grande de Occidente y el de mayor potencia militar, que alcanzará su apogeo en el reinado de Eurico. El centro político del reino son las Galias y no Hispania.

El 472 es un año crucial porque Eurico decide invadir la Tarraconense coincidiendo con la muerte de un emperador de origen griego llamado Antemio. Algunos que consideran que este fue el último emperador romano. La ocupación se hizo con dos cuerpos expedicionarios, este relato aparece en la Chronica Gallica del 511:

el primer cuerpo lo mandaba el conde Gauterico (o Gauterit), que penetró por Roncesvalles y tomó Pamplona y Zaragoza.

una segunda expedición se dirigió por la costa mediterránea y tomó Tarragona y siguió todo el camino de la vía Augusta. Este ejército lo mandaba el visigodo Heldefredo y el dux hispaniarum Vicente (o Vicencio).

Ambos ejércitos tuvieron que hacer frente a la oposición de la aristocracia hispanorromana. Pero se consigue la anexión de la Tarraconense al reino de Tolosa a la que se le une el dominio sobre Mérida (468) que será un punto de apoyo para conquistar las tierras del sur.

La política de Eurico era mejorar el territorio y para ello inició una serie de obras públicas (arregló puentes y calzadas), pactó con los obispos para atraerse a la población hispanorromana. Como cosa curiosa hay que decir que en Hispania no se persiguió a los católicos, al contrario que en la Galia. Los vándalos en el norte de África también tuvieron problemas con los católicos, por lo que estos se instalaron en tierras hispanas huyendo de la persecución de los vándalos.

Eurico había convertido el reino de Tolosa en el estado más poderoso de occidente; sin embargo con su hijo Alarico II este reino poderoso decayó. Esto ocurrió por la cuestión religiosa, ya que Alarico II empleó acciones más contundentes contra los católicos galorromanos, que apoyaron al rey franco Clodoveo I, convertido al catolicismo.

Eurico morirá en el 484 en Arlés y se puede considerar como el primer rey visigodo de Hispania ya que en época de Eurico pasaron grupos de población visigoda a España, que aumentarían conforme empiecen las luchas contra los cristianos galorromanos y con Clodoveo, rey de los francos. Este inicia una expansión hacia el sur, encontrándose al reino de Siagrio al que derrota. Siagrio se refugia en territorio visigodo, aunque será entregado a los francos ante el miedo ante las posibles represalias de Clodoveo.

El rey franco, convencido por el obispo de París y su mujer Clotilde (que era cristiana) se convierte al cristianismo, ganándose a gran parte de la población galorromana, por lo que la población visigoda pasó a España. Esta circunstancia se recoge en la Crónica Cesaraugustana o de Zaragoza: en el 494 se había producido la llegada de la población visigoda a la Tarraconense, por lo que en el 496 los hispanorromanos se sublevaron bajo el mando de Burdunelo pero fueron aplastados. Entre el 494 y el 507 se produjo la mayoría del traslado del pueblo visigodo a Hispania y se produce el derrumbamiento del reino de Tolosa.